Progesterona en los embarazos por fecundación in vitro: ¿Para qué sirve y hasta cuándo se toma?

Progesterona en los embarazos por fecundación in vitro
Guillermo Gauthier
La progesterona -denominada en muchas ocasiones la “hormona del embarazo”- juega un papel fundamental en la vida de la mujer desde su pubertad. Concretamente, tras su primera menstruación.

Índice

De hecho, los efectos de la progesterona van más allá, ya que son claves en el ciclo menstrual, el embarazo y la lactancia. En este artículo veremos, además, por qué es tan importante la progesterona en los embarazos por fecundación in vitro (FIV). Y, por supuesto, resolveremos las dudas más frecuentes acerca de cómo se administra, cuál es la dosis recomendada y hasta cuándo debe tomarse.

¿Qué es la progesterona?

La progesterona es una hormona sexual que pertenece al grupo de los progestágenos y es producida por los ovarios de la mujer. Como ya hemos adelantado, dicha hormona juega un papel fundamental en la reproducción.  Esto se debe a que la función principal de la progesterona es la de preparar al endometrio para que se produzca una correcta implantación del embrión. Pero, además, dicha hormona cobra un protagonismo especial en el mantenimiento y desarrollo del embarazo. Entre otros, la progesterona es clave en aspectos tan relevantes como los siguientes:

  • Controla la respuesta inmune del propio cuerpo para que no “rechace” el embrión
  • Relaja la musculatura del útero para que el embrión pueda crecer en su interior
  • Prepara las glándulas mamarias para que produzcan la leche materna

A continuación, explicaremos, también, qué papel juega la progesterona en los embarazos por fecundación in vitro.

¿Por qué es necesaria la progesterona en una fecundación in vitro (FIV)?

Como ya hemos avanzado, la progesterona juega un papel fundamental en todos los embarazos. Y, por ello, los niveles de esta hormona deben ser controlados desde que el embrión se implanta en el útero. Y es que, para que un embarazo sea viable, es fundamental que se produzca un aumento en los niveles de progesterona de la mujer. En el caso de que la mujer no produzca progesterona suficiente, será imprescindible pautar un tratamiento farmacológico. Esto se debe a que unos niveles bajos de progesterona durante la implantación o en las primeras fases del embarazo aumentan el riesgo de un aborto espontáneo. En los tratamientos de fecundación in vitro se produce, de por sí, una falta de progesterona. Esto tiene su origen en la punción folicular que se lleva a cabo para extraer los óvulos, propia de las técnicas de reproducción asistida.  Y es que, mediante dicha punción, también se aspiran parte de las células que producen progesterona. 

¿Cómo se administra la progesterona?

En general, podemos decir que existen tres vías de administrar progesterona en los embarazos por fecundación in vitro: vaginal, oral e inyectable.

Progesterona vaginal

Se administra en forma de cápsulas u óvulos vaginales y es la opción que se prescribe con mayor frecuencia. Esto se debe, fundamentalmente, a su comodidad y a que presenta un menor número de efectos secundarios.

Progesterona oral

En algunos tratamientos de fecundación in vitro, la progesterona se administra en forma de pastillas.  Sin embargo, hay pacientes que refieren un mayor número de efectos secundarios (dolor de cabeza, náuseas, mareo…). Por ello, la progesterona oral se administra con menor frecuencia que la vaginal.

Progesterona inyectable

Se administra por vía subcutánea mediante una inyección. Generalmente, se recurre a la progesterona inyectable cuando se sospecha que la mujer no absorbe la progesterona vaginal de manera correcta.  Por ejemplo, se utiliza en pacientes que han experimentado sangrados previos o que no alcanzan buenos niveles de progesterona cuando esta se administra de manera vaginal.

 

¿Cuál es la dosis de progesterona adecuada? ¿Cada cuánto se toma?

Como acabamos de detallar, existen tres maneras de administrar la progesterona en los tratamientos de fecundación in vitro: vaginal, oral e inyectable. A continuación, vamos a detallar cuál es su posología estándar:

  • Progesterona vaginal y oral: se administra una dosis de 200 mg cada ocho horas o, en su defecto, una dosis de 400 mg cada 12 horas.

  • Progesterona inyectable: se administran 25 mg de progesterona cada 24 horas.

En este punto, es importante recalcar que las dosis a las que hemos hecho referencia son estándar. En todos los casos, el tratamiento con progesterona debe ser individualizado para cada paciente y, por tanto, pautado por un ginecólogo.

Hasta cuándo se toma progesterona en un embarazo por fecundación in vitro

¿Hasta cuándo se toma progesterona en un embarazo por FIV?

En los embarazos por fecundación in vitro, el suplemento de progesterona se administra tras la punción folicular. Sin embargo, en lo que respecta a la duración del tratamiento con progesterona, existen diferentes interpretaciones. Hay algunos ginecólogos que optan por suspender la progesterona una vez que el resultado de la prueba de embarazo es positivo. Aun así, lo más habitual es administrar la progesterona hasta la semana 6 o 12 de embarazo. Al igual que en el apartado anterior, te recordamos que los plazos a los que hacemos referencia en el presente artículo son orientativos. Será, por tanto, el ginecólogo quien determine hasta cuándo se debe tomar la progesterona en los tratamientos de fecundación in vitro.

¿La progesterona tiene efectos secundarios?

Cuando la progesterona se administra de manera artificial, como sucede en los tratamientos de reproducción asistida, es posible que las pacientes experimenten efectos secundarios como los siguientes:

  • Dolor de cabeza o cefalea
  • Náuseas
  • Mareos
  • Somnolencia
  • Retención de líquidos

Como ya hemos mencionado, la forma de administración que presenta mayor riesgo de provocar efectos secundarios es la oral. Por tanto, si experimentas alguna de las molestias mencionadas, te recomendamos que informes a tu médico cuanto antes. De esta manera, podrá determinar si es posible realizar algún cambio en la forma de administración.

Conclusiones

Como hemos recalcado a lo largo de este artículo, la progesterona es una hormona fundamental tanto en los embarazos espontáneos como en aquellos conseguidos por fecundación in vitro.  En este último caso, es imprescindible administrar la hormona de manera artificial para que la gestación llegue a buen término. Y, dado que los suplementos de progesterona te acompañarán durante una parte importante de tu embarazo, te recomendamos tratar con tu ginecólogo tus preferencias en cuanto a la forma de administración, así como cualquier otro efecto que la progesterona genere en ti. De esa manera, conseguirás vivir una de las etapas más cambiantes de tu vida con mayor comodidad y bienestar

Ginecólogo y obstetra, especialista en reproducción asistida.

Guillermo Gauthier es ginecólogo del centro de fertilidad donde ejerce atendiendo a pacientes nacionales e internacionales. Es licenciado en Medicina y especialista en Ginecología y Obstetricia. Se especializó en Reproducción asistida realizando el Máster de Reproducción en el IVI/Universidad Rey Juan Carlos. Si quieres saber más sobre el doctor Guillermo Gauthier aquí tiene su página personal.

Consúltanos tus dudas

Un experto se pondrá en contacto contigo para resolver tus dudas de forma gratuita y personalizada

Nombre y Apellido*
Telefono*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Pide tu cita

Reserva tu cita online gratis

Dr. Guillermo Gauthier

Nombre y Apellido*
Telefono*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.