Passeig de la Bonanova 39
Colón de Larreátegui Kalea, 47

Proceso de la fecundación in vitro: paso a paso

Proceso de la fecundación in vitro

Revisado por el Dr. Guillermo Gauthier

En el artículo de hoy te vamos a contar, paso a paso, cómo es el proceso de la fecundación in vitro. Aunque estos tratamientos pueden requerir técnicas complementarias o donantes de gametos (óvulo y espermatozoide), hoy nos vamos a centrar en un proceso de fecundación in vitro convencional. Es decir, en el que se recurre a los óvulos y el esperma de la pareja.

¿Cómo es el proceso de la fecundación in vitro?

En líneas generales, los tratamientos de fecundación in vitro constan de los siguientes pasos:

Estimulación ovárica

La estimulación ovárica consiste en administrar una serie de medicamentos hormonales a la mujer para incrementar la producción y el desarrollo de múltiples óvulos. Durante su etapa fértil, las mujeres liberan un único óvulo al mes, por lo que la estimulación ovárica permite estimular los ovarios para que produzcan múltiples óvulos en un solo ciclo.

Durante esta fase del tratamiento, que tiene una duración de entre diez y 12 días, la mujer debe administrarse una serie de inyecciones hormonales en su casa.

Durante este tiempo, se le realizan ecografías cada 48 horas para monitorizar el desarrollo y la maduración de los folículos ováricos (pequeños sacos donde se encuentran los óvulos). Cuando los folículos han alcanzado el tamaño adecuado, se lleva a cabo el siguiente paso del proceso: la punción folicular.

Punción folicular

Una vez que el ginecólogo programa la fecha para la punción folicular, la mujer deberá inyectarse una nueva medicación hormonal que sirve para inducir la ovulación. 36 horas después de haber administrado el inductor de la ovulación, se realiza la punción folicular para extraer los óvulos.

La punción folicular es una pequeña intervención quirúrgica que consiste en introducir, a través de la vagina, una sonda ecográfica que lleva incorporada una aguja de aspiración. Con la ayuda del ecógrafo, el ginecólogo localizará los folículos ováricos y, a través de la aguja, pinchará y aspirará el líquido de dichos folículos.

El líquido aspirado pasará directamente a los tubos de ensayo, que serán llevados al laboratorio. Allí, los embriólogos analizarán las muestras mediante un microscopio, identificarán los óvulos óptimos (por su estado de madurez, por su calidad…) y los fecundarán con el semen.

La punción folicular es una intervención corta e indolora para la paciente, ya que tiene una duración de entre 15-20 minutos y se realiza bajo sedación. Al terminar, la paciente descansará unos minutos en la clínica hasta que finalice el efecto de la sedación. Durante esa jornada, deberá guardar reposo relativo (no cargar peso, evitar el  deporte…). Al día siguiente, podrá retomar su rutina habitual.

Obtención y preparación del semen

En este paso del proceso será necesario recoger y preparar el semen con el que se va a fecundar el óvulo. Para ello, el hombre tendrá que acudir previamente a la clínica, donde será conducido a una sala privada. Allí, podrá masturbarse e introducir la muestra de semen en el recipiente estéril que previamente le habrá entregado el personal del centro.

Al igual que los óvulos de la mujer, el semen será llevado al laboratorio inmediatamente después de su obtención. A continuación, los embriólogos llevarán a cabo un procedimiento conocido como capacitación espermática, que tiene como objetivo mejorar la muestra seminal. De esta manera, se lava y purifica el semen para retirar los espermatozoides de menor calidad y seleccionar los óptimos para llevar a cabo el proceso de fecundación in vitro.

Fecundación de los gametos

En el laboratorio, el óvulo se fecunda con el espermatozoide. La fusión de ambos gametos permite unir la dotación genética del hombre y la mujer y crear un embrión.

Por lo general, para realizar la fecundación se utiliza una placa de cultivo, en la que se colocan los óvulos y los espermatozoides, a la espera de que estos últimos penetren en el óvulo. En el caso de que esto no suceda, el embriólogo podrá depositar directamente el espermatozoide en el interior del óvulo (una técnica conocida con el nombre de ICSI).

Entre 16 y 20 horas después de la fecundación, el embriólogo comprobará si el óvulo ha sido correctamente fecundado.

Cultivo de los embriones

Tras comprobar que la fecundación se ha producido correctamente, los embriones deben permanecer en observación entre tres y cinco días.

En este tiempo, los biólogos estudian la evolución de los embriones para determinar cuáles son aptos para conseguir el embarazo.

Preparación del endometrio

En este paso del proceso de la fecundación in vitro, la mujer deberá administrarse una nueva medicación hormonal. Con ella, conseguirá que el endometrio esté receptivo y que pueda acoger el embrión, con el objetivo de que este se implante con éxito y se produzca el embarazo.

Para conseguir la implantación embrionaria, el endometrio deberá aumentar su grosor hasta los 7-10 milímetros aproximadamente.

Transferencia embrionaria

Una vez seleccionado el embrión de mayor calidad, se realiza la transferencia embrionaria. Con la ayuda de una fina cánula, el embrión escogido se transfiere al útero de la mujer, a la espera de que se implante en el endometrio y se produzca el embarazo.

La transferencia embrionaria dura unos 10-15 minutos y es indolora, por lo que no requiere anestesia ni tiempo de reposo o recuperación. Por realizar una comparativa, podemos decir que las sensaciones que se tienen con ella son muy parecidas a las que se experimentan con una citología vaginal rutinaria.

Criopreservación de los embriones

Por lo general, se transfiere un único embrión al útero de la mujer. Sin embargo, en muchas ocasiones, el número de embriones de buena calidad que se obtiene es superior. Por ello, aunque este paso del proceso de fecundación in vitro no es obligatorio, sí resulta muy aconsejable.

La congelación de embriones es de gran ayuda cuando el primer ciclo de fecundación in vitro no consigue el embarazo. En el caso de que haya que hacer un segundo intento de FIV, si se cuenta con embriones criopreservados no será necesario repetir numerosos pasos del proceso, como la estimulación ovárica o la punción folicular.

Por otro lado, la congelación de embriones también está indicada en las parejas que desean tener más hijos.

Prueba de embarazo

Diez días después de la transferencia embrionaria, se realiza una prueba de embarazo en sangre, ya que es más fiable que la de orina.

Si el resultado del test es positivo, programamos una serie de ecografías a la mujer. Cuando, tras la segunda ecografía, se observa que la evolución del embarazo es favorable, damos de alta a la paciente.

¿Cuánto tiempo dura el proceso de fecundación in vitro?

El tiempo que dura el proceso de fecundación in vitro puede variar dependiendo de las circunstancias de cada tratamiento. Por lo general, podemos decir que, en total, un tratamiento de fecundación in vitro dura entre cuatro y seis semanas. Este plazo abarca desde el inicio de la estimulación ovárica hasta la prueba de embarazo.

Sin embargo, si consideramos las consultas y exámenes iniciales, el tiempo total puede extenderse varias semanas más, en función de las pruebas que requiera cada mujer o pareja.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a clarificar cómo es el proceso de la fecundación in vitro. Si tienes alguna duda más sobre los pasos o los tiempos, puedes llamarnos y consultar tus preguntas con nuestros especialistas.

Ginecólogo y obstetra, especialista en reproducción asistida.

Guillermo Gauthier es ginecólogo del centro de fertilidad donde ejerce atendiendo a pacientes nacionales e internacionales. Es licenciado en Medicina y especialista en Ginecología y Obstetricia. Se especializó en Reproducción asistida realizando el Máster de Reproducción en el IVI/Universidad Rey Juan Carlos. 

Déjanos tus datos para que te llamemos o llámanos gratis al 900 72 33 74

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellido*
Telefono*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.