Reserva ovárica baja: ¿Voy a poder quedarme embarazada?

¿Me puedo quedar embarazada con baja reserva ovárica?
Guillermo Gauthier
La reserva ovárica baja es uno de los factores que más afecta a la fertilidad de la mujer. Esto se debe a que las posibilidades de conseguir un embarazo de manera natural dependen, en gran medida, de los valores de la reserva ovárica.

Índice

Dado su impacto a la hora de tener hijos, en este artículo vamos a contarte qué es la reserva ovárica baja y cuáles son sus causas. Pero, sobre todo, te aclararemos la cuestión que más te importa: qué implicaciones tiene y si vas a poder quedarte embarazada.

¿Qué es la reserva ovárica?

La reserva ovárica hace referencia a la cantidad y calidad de los óvulos de una mujer en un momento determinado de su vida. Es decir, en función del momento en el que se realice la prueba para determinar la reserva ovárica, los valores pueden ser unos u otros.

Esto se debe a que cada mujer nace con un determinado número de óvulos y a que estos se reducen con cada ciclo menstrual. Es decir, a partir de la adolescencia. De hecho, se calcula que, en esta etapa, las mujeres pueden llegar a tener 500.000 óvulos.

Por ello, a partir de los cuarenta años -o de la etapa próxima a la menopausia- la mujer cuenta con pocos óvulos. Y, los que mantiene, son de baja calidad.

¿Cuáles son las causas de una baja reserva ovárica?

Una mujer puede presentar una reserva ovárica baja debido a un problema de cantidad o de calidad. O por una combinación de ambos.

Esto hace que la reserva ovárica baja pueda deberse a causas muy diversas. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Edad: la edad de la mujer es un factor determinante en la reserva ovárica, ya que el número de óvulos disminuye de manera progresiva con el paso del tiempo. Además, esta caída es especialmente drástica a partir de los 35 años
  • Enfermedades o condiciones previas: la existencia de endometriosis, quistes o infecciones en los órganos reproductivos de la mujer también pueden conducir a una baja reserva ovárica.
  • Genética: el hecho de que haya antecedentes familiares previos (madres o hermanas) de reserva ovárica baja también puede comprometer la fertilidad. 
  • Hábitos o estilo de vida: el estrés, una alimentación poco equilibrada, el tabaco y el alcohol contribuyen al envejecimiento del organismo, en general.
  • Factores ambientales: la contaminación, por ejemplo, es otro de los aspectos que afectan negativamente a la capacidad de reproducción.
  • Tratamiento contra el cáncer: la quimioterapia y la radioterapia también reducen la reserva ovárica de la mujer.

¿Qué pasa si tengo baja reserva ovárica?

La reserva ovárica es un factor fundamental para las mujeres que desean quedarse embarazadas. De hecho, las mujeres con una baja reserva ovárica tienen más dificultades para lograr un embarazo de manera natural.

Esto se debe a que disponen de un menor número de óvulos que pueden ser fecundados por los espermatozoides. En consecuencia, hay menos que puedan evolucionar hasta convertirse en embriones.

Sin embargo, en este punto es imprescindible destacar que una reserva ovárica baja no imposibilita el embarazo, sino que lo dificulta.

¿Cómo saber si tengo una reserva ovárica baja?

La reserva ovárica baja no se manifiesta con ningún síntoma claro o determinante. Eso sí, se puede sospechar por la edad de la mujer (más de 35 años) o por el tiempo que lleva tratando de concebir sin éxito (más de un año).

Además, otros indicadores de una posible baja reserva ovárica pueden ser la existencia de endometriosis, los problemas previos en los órganos sexuales (quistes, infecciones…) o los antecedentes familiares.

Sin embargo, la manera más fiable de determinar si se padece este problema es mediante una prueba de reserva ovárica.

En nuestros centros realizamos un completo estudio para medir la reserva ovárica de la mujer. Dicho estudio incluye una analítica de sangre y una ecografía transvaginal. Es decir, las dos principales pruebas que determinan la fertilidad de la mujer. Ambas son muy sencillas y nada invasivas.

Por un lado, nuestros especialistas en reproducción asistida llevan a cabo una ecografía transvaginal entre el segundo y el quinto día del ciclo. A través de ella, realizan el recuento de folículos antrales de los ovarios. Dichos folículos antrales contienen los óvulos inmaduros u ovocitos que pueden dar lugar al embarazo.

Por otro lado, se realiza un análisis de sangre para medir los niveles de la hormona antimulleriana (AMH). Esta es una hormona que se produce en el tejido del ovario y que se puede calcular cualquier día del ciclo menstrual.

¿Qué se considera una reserva ovárica baja?

Se considera que una mujer tiene una baja reserva ovárica cuando, tras haberle realizado las pruebas mencionadas en el apartado anterior, presenta los siguientes valores:

  • Ovocitos: recuento igual o inferior a 4 ovocitos por ovario. O, en el caso de los dos ovarios, igual o inferior a 7 ovocitos.
  • Hormona antimulleriana: valores inferiores a 1ng/ml
¿Qué pasa si tengo baja reserva ovárica?

¿Cómo aumentar la reserva ovárica?

La reserva ovárica no se puede aumentar, ni natural ni artificialmente. 

En la actualidad, no existe ningún tratamiento que permita hacerlo. No obstante, el campo de la medicina reproductiva ha avanzado considerablemente en la última década. 

Por ello, hoy en día se están llevando a cabo numerosos trabajos de investigación para aumentar la reserva ovárica. Sin embargo, todos ellos continúan en fase experimental.

¿Cómo conseguir un embarazo con baja reserva ovárica?

Si presentas reserva ovárica baja y no consigues quedarte embarazada de manera natural, el tratamiento más efectivo que puede ayudarte a cumplir tu objetivo es la fecundación in vitro (FIV).

Dicho tratamiento incluye una fase de estimulación ovárica, que aumenta las posibilidades de reclutar más folículos antrales. Al haber más folículos antrales, habrá, por tanto, más óvulos disponibles. 

Tras la estimulación ovárica, se extraerán los óvulos de la mujer y se fecundarán en el laboratorio. Con todo ello, se maximizarán las posibilidades de éxito.

Pero, además, la fecundación in vitro permite la ovodonación. Es decir, si la estimulación ovárica no resulta suficiente para conseguir óvulos de calidad, se puede recurrir a los óvulos de otra mujer.

Conclusiones

Como ya te hemos contado, la reserva ovárica juega un papel fundamental a la hora de lograr un embarazo. Sin embargo, esperamos que este hecho no te desanime, tanto si ya sabes que tu reserva ovárica es baja como si lo sospechas (por las dificultades para quedarte embarazada). 

Una baja reserva ovárica no imposibilita el embarazo, pero puede costar más tiempo conseguirlo. Si, en tu caso, te lo está impidiendo, puedes recurrir a un tratamiento de fecundación in vitro.
Eso sí, si llevas más de un año intentando quedarte embarazada sin éxito -o seis meses, en el caso de que tengas más de 35 años- te animamos a acudir a una primera consulta gratuita a uno de nuestros centros.

Ginecólogo y obstetra, especialista en reproducción asistida.

Guillermo Gauthier es ginecólogo del centro de fertilidad donde ejerce atendiendo a pacientes nacionales e internacionales. Es licenciado en Medicina y especialista en Ginecología y Obstetricia. Se especializó en Reproducción asistida realizando el Máster de Reproducción en el IVI/Universidad Rey Juan Carlos. Si quieres saber más sobre el doctor Guillermo Gauthier aquí tiene su página personal.

Consúltanos tus dudas

Un experto se pondrá en contacto contigo para resolver tus dudas de forma gratuita y personalizada

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellido*
Telefono*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Pide tu cita

Reserva tu cita online gratis

Dr. Guillermo Gauthier

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellido*
Telefono*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.